Mi lista de blogs

  • Polita De Lima!!! - *Y es así como esta región coriana vio crecer y radiar de esplendor la cosa más bella que el creador había derramado por estos mundos; cuna de mujeres de...
    Hace 2 años

viernes, 11 de junio de 2010

Carta a el Sr. Ángel Miguel Queremel.




Sr. Ángel Miguel Queremel.

Me dirijo a ti, a causa de mi impresión, de lo que plasmó en su poema titulado "El reloj", cuando por cuestiones de la vida llegó a mí.
Te preguntaras el porqué, y te lo he de contestar. El porqué de este acontecimiento es simple y sé que tú lo sabes, solo tú lo sabes.
Yo tampoco quiero saber nada de nada, aunque no sepamos que es la nada, aunque vivamos en la nada, aunque nosotros seamos nada.
En momentos me asedia tu desnudez, al poder descubrirme de igual modo, sintiendome descubierta y extraviada conmigo misma; aunque tú me recuerdes y ese recuerdo crea en ti tal sentimiento, yo no podré decirte lo mismo aún no recuerdo que te recuerde.
Cerrare los ojos juntos a ti, para poder descubrir contigo lo que haz llegado a ver que y yo aún no lo encuentro; será que tu deseo te hace alucinar ¿qué crees tú?, porque yo sigo con mi terquedad que me hace única, y que me hace inútil a tu deseo.

Sé que no me quieres olvidar, sé que mi recuerdo te hace palpitar, aunque mi alma se puso como una sierpe cuando se enteró de tu travesura; entonces seremos fantasmas del ayer, de esos recuerdos inolvidables.

Entonces somos emoción, terquedad, deseo y alma, sentimientos encontrados que hacen palpitar sobre mi fría.
Entonces somos, sierpe blanca, de la vulgar tragedia de un recuerdo fiel.

Quiero decirte que yo soy un fantasma sin paz en un mundo de respiros débiles y sensaciones agobiantes, sí, así me siento en este cuento alucinante.
Aunque tu corazón es la máscara del latido, mi corazón es un reloj sangriento; entonces esperemos que el latir del reloj nos vuelva a encontrar una vez más, para así seguir siendo fantasmas del ayer.
Adriana Córdova

jueves, 10 de junio de 2010

Poema- El reloj.


Yo no quiero saber nada de nada
tu recuerdo es un perro fiel que me asedia
es como la improvista desnudez de una espada
en la trama vulgar de una tragedia...

Cierro los ojos al amor, y veo
dentro de mí tu alma fiel y franca
sobre la terquedad de mi deseo
enroscada como una sierpe blanca..!

¡Oh fantasma del ayer, oh sombra mía
alárgame tu mano inolvidable,
que yo te haré palpitar sobre tu fría.

Aparición de alucinado cuento,
y en mi silencio loco e inefable
tu corazón como un reloj sangriento!

Ángel Miguel Queremel.

Ángel Miguel Queremel.

Queremel fue un puente entre dos generaciones poéticas venezolanas, ambas fundamentales en el proceso histórico de la poesía contemporánea nacional, me refiero a las generaciones del 18 y del 27.
El poeta coreano se encuentra entre los introductorio del ultraísmo en Venezuela.

Obras: El barro Florido, la feria de los caprichos, las voces estremecidas, tabla y santo y seña. Publicados entre 1924 y 1939, en donde se asistió estupendamente de las corrientes literarias del momento es decir, una obra que se pasea desde el simbolismo hasta el surrealismo que profundizarían luego en Venezuela sus compañeros del grupo viernes.

Ángel Miguel Queremel.


Coro- Falcón, 1990- Caracas, 1939.

Poeta y narrador Venezolano. Desempeño un papel relevante en la evolución de la poesía de su país, el introducir las principales novedades estéticas procedentes de Europa.
Entro en contacto con las figuras más destacadas de los movimientos vanguardistas que comenzaba a florecer alrededor de 1920, al tiempo que se dejaba influir por la mejor tradición lírica hispánica de todos los tiempos. Fruto de esta simbiosis entre tradición y vanguardia, fue su poemario titulado "Barro Florido" (1924).
Discurso metafórico y cargado de una imaginaria desordenada, constituyen un testimonio de los niveles, que alcanzó en determinado momento la lírica nacional.